Todo se acelera, todo se acelera, todo se acelera, todo se acelera, todo se acelera, todo se acelera, todo se acelera, todo se acelera.

domingo, 10 de diciembre de 2017

El Amo Clow

Recuerdos lejanos, enfrentados e intensos brotan en mí de nuevo en otra etapa distinta de mi vida; sigo siendo el mismo sí, pero distinto.
Recuerdo con cariño el sufrimiento por el que pasé de niño, necesario para llegar a ser quien soy hoy. Me sorprendo hoy de la intensidad y calidez de las emociones que llegue a sentir, y que a pesar de haber aprendido a controlar (o intento de ello...) siguen viviendo conmigo. Me hacen creer que tengo un gran interior, que ha conseguido conservar la inocencia y pureza del niño que un día fui.
Ese amor que aún siento y siempre sentiré, canalizado de la mejor manera posible para el cuerpo y el alma en los que habito, al menos aún, a día de hoy, perdura en mi interior.
Amor, música, inteligencia, sensibilidad... un círculo vicioso que se muerde la cola una y otra vez...
No hay mejor síntesis que esta, y siempre será necesario recordar quién soy y de donde vengo.
Por ello, aquí está. Recuérdalo siempre, recordadlo siempre...



jueves, 31 de agosto de 2017

El jardín de los sueños rotos.

Se acerca, silenciosa como un fantasma, imparable como la muerte, en la oscuridad, sin prisa pero sin pausa. Todos estos largos años concluyen en que llegue, ha sido difícil, ha sido muy duro y frustrante, y definitivamente pudo conmigo. Todas mis ilusiones, todo por lo que he luchado, todo por lo que he soñado, todo por lo que me siento vivo se va a romper en mil y un pedacitos. Soy un cobarde escondido tras palabras que narran pena y sufrimiento, palabras sordas ya pedantes en los pocos oídos que alguna vez las escucharon. Y es lo único que siento, pena, pena por no estar a la altura del mundo en el que vivo, perdido en un laberinto repleto de caminos sin salida que no hacen más que perderme una y otra vez. Me superó y no tengo el coraje de afrontarlo, finalmente perdí la batalla en la que no fui capaz de empezar a luchar. Todo se derrumba dentro de mi, mis sueños se han roto en mil y un cristales que ahora inundan el suelo por el que camino descalzo. Se acabo para mi. Este sueño que jamás me creí vivir no se tornará en realidad, porque no soy de este mundo. Ojalá todo terminase para mi, no quiero ver cómo mi vida se convierte en un jardín platónico repleto de sueños rotos. No merezco algo así, aún quiero creer que tengo algo de una dignidad que no quiero perder mientras esté vivo.

martes, 29 de agosto de 2017

Reflejo de nada

Alma, ecuánime verdad perdida en un cuerpo imperfecto...
Soledad, agridulce herramienta para escapar de un laberinto entre las sombras ...
Heridas, cenizas siempre a medio apagar que enseñan el dolor del fuego...
Valor, reflejo más trascendental de nuestra alma, cuya importancia es la consigas ver por ti mismo. 

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Vete y no vuelvas


     Queda atrás un año cruel, fiero y despiadado. Ojalá que el cambio de 2016 a 2017 traiga consigo algo más que una suma interminable de penas que parece ser, nunca llega a su fin. Espero que el año 2017 me traiga lo que más necesito, que no es otra cosa que a mí mismo. 
     Y a ti 2016, vete y no vuelvas, no extiendas más tu sádica presencia. No mires atrás, y deja una huella donde antes estuvo tu pesado pié. 

Feliz año nuevo, al igual que el año anterior e igual que los años venideros...



Señora del crepúsculo

Señora del crepúsculo,
lóbrega majestuosidad 
que vuela sin límites
aún entre tinieblas... 

Su música es el silencio
sólo del aire se intuyen canciones
que fluyen en la penumbra
imparables, como un arroyo.

Astuta y prudente, la más sagaz de las rapaces,
alza el vuelo con arrojo
donde muchos olvidan
su sombre entre los árboles... 

Dolor y valor, lágrimas y esperanza.
El crepúsculo es caprichoso,
nunca deja claro
si es ocaso o quizás, alba.


jueves, 29 de septiembre de 2016

La fórmula de la felicidad.

Instrucciones para ser feliz en cuatro útiles pasos:

1. Eres libre. En el sentido más amplio y completo de la palabra. Y nunca nadie bajo ningún concepto va a poder cambiar eso, bajo ninguna circunstancia.

2. No cargues con problemas que no sean tuyos. Vale que lo hayas podido hacer en algún momento de debilidad o flaqueza emocional, pero ahora las cosas seguramente son muy distintas.

3. Respétate a ti mismo. Háblate y trátate con respeto, y así, los demás también lo harán. (Si no lo haces, nadie te podrá respetar jamás en su total plenitud.)

4. Y la más importante, quiérete, ámate con todas tus fuerzas y conseguirás ser feliz. Nadie nunca, jamás, será capaz de quererte más de lo que puedes llegar a quererte tú a ti mismo.

lunes, 27 de junio de 2016

Vergüenza



Qué difícil se me hace dormir sabiendo que vivo en un país de pandereta. En un país que cada vez me parece más ridículo. No por las derechas, las izquierdas o los centros, no. Por la falta de seriedad, los fanatismos y la falta de razón.

Se me hace difícil asimilar que en España hay tanta, pero tanta gente que quiere que les sigan robando, mintiendo y tomando por tontos. Que sí, que en política son todos iguales, azules, rojos o morados. Son iguales en ciertas cosas. Pero oiga, no.

Si me estás leyendo y no estás de acuerdo, me parece muy legítimo. De hecho, soy yo el que debe estar entre los raros por pensar así: por lo visto, la mayoría (una mayoría discutible, por la basura de ley electoral que tenemos) prefiere un país que se mantenga inamoviblemente en la mediocridad, en la desesperación de la clase trabajadora frente a la pasividad y el acomodamiento de una clase privilegiada no tan sobrada de capital como pensamos. No hay tantos ricos, y sí muchísimas gaviotas de vertedero.

Pero adelante, sigamos. Ya me encargaré, como sea, de salir de este país. Pareciera que quieren que los jóvenes como yo (y somos muchos) salgamos, pues no dejan de ensuciarnos la mirada con sus corruptelas y recortes donde más duele. Hoy (ayer) he visto de nuevo que ésta España no es la mía, que no encajo. ¿Cómo podría?

"Basta ya de tutela odiosa, que la igualdad ley ha de ser. No más deberes sin derecho, ningún derecho sin deber". ¿Alguien recuerda la Internacional? Quién me iba a decir que siguiera tan presente. O que pudiera haber tal abismo entre estratos sociales, pues la lucha de clases sigue hoy, camuflada pero más atroz que nunca. Un gobierno que nos estafa es el colofón de una república de tebeo. Bueno, República... Ni siquiera.

"A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar". Sí, Alberti. Galoparé hasta dejar atrás toda sombra de España. Mientras siga aquí, seguiré apostando, con la cabeza alta, por un verdadero cambio, donde lo crea conveniente, con los colores que sean. Pero el día de irme se acerca, más cuanto más surrealista me parece la situación. Espero tener la oportunidad de replantearme esta idea, que no abandona mi cabeza tras este desastre social.